Los dentistas, fundamentales en el tratamiento de la Apnea del Sueño en pacientes intolerantes al habitual

Alteraciones neuropsiquiátricas, cardíacas, cerebrovasculares o hipertensión arterial son algunos de los efectos del síndrome de apnea-hipoapnea obstructiva del sueño (SAHOS), además de los trastornos derivados de la interrupción del adecuado descanso nocturno y que pueden afectar al rendimiento e, incluso, a una conducción segura, de los pacientes. El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife señala el importante papel que estos profesionales desempeñan, no sólo en la prevención de esta patología, sino en su deseable detección precoz y en el tratamiento de la misma, ya que existen una serie de dispositivos, que elabora y supervisa el dentista, para aquellos pacientes intolerantes al tratamiento habitual.

La apnea obstructiva del sueño, que está, de forma estrecha, relacionada con el ronquido, provoca un cese intermitente del flujo de aire por la nariz y la boca, durante el sueño. Los periodos de interrupción del aire son superiores a los diez segundos y pueden llegar a durar hasta dos minutos. La asfixia que produce despierta al individuo, en un proceso que puede repetirse entre 300 y 400 veces en una misma noche.

Para evitar el colapso y cierre de la vía aérea durante el sueño, se le coloca al paciente el conocido como dispositivo CPAP, un pequeño compresor que se une, mediante un tubo flexible, a una mascarilla y que introduce aire. Pero existen otros dispositivos, indicados en pacientes roncadores, SAHOS leves, moderados y severos y pacientes que no toleran el habitual CPAP, que mantienen la mandíbula en una posición más adelantada, para que el espacio de la vía aérea superior sea más amplio, en especial, detrás de la lengua.

Dispositivos a medida

Los dentistas son los encargados de fabricar estos dispositivos, ya que deben estar realizados a medida, para cada paciente, y requieren una supervisión periódica. Su eficacia será evaluada mediante un estudio de sueño en la Unidad de Sueño Hospitalaria correspondiente.

El Síndrome de Apnea-hipoapnea obstructiva del sueño tiene también incidencia en los niños. En estos casos, lo más importante es hacer un diagnóstico precoz, con el fin de reducir los efectos secundarios de esta patología en el crecimiento, sistema cardiovascular y conducta ya que, con frecuencia, los pequeños desarrollan cuadros de hiperactividad, déficit de atención, enuresis y menor rendimiento escolar.

La principal causa en el caso de los niños es el crecimiento excesivo de las amígdalas y las vegetaciones, por lo que se puede resolver el problema, en un 80%, tras la cirugía pertinente.

El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recomienda a los padres llevar a sus hijos, desde temprana edad, a las revisiones periódicas con su profesional habitual, ya que los tratamientos ortopédicos-ortodóncicos son claves en la prevención en aquellos niños con anomalías del crecimiento maxilar y /o mandibular. En este sentido, el dentista no sólo tiene el objetivo de proporcionar una buena colocación de los dientes del menor, sino, además, de dotar al pequeño paciente de un patrón esquelético facial que sea menos propenso al cierre de la vía aérea superior.

Consciente del papel, cada vez más importante, del odontólogo en la prevención y tratamientos del SAHOS, el Colegio ha organizado, dentro de programa de formación continuada, varios cursos sobre trastornos respiratorios del sueño, con el fin de que los dentistas de Santa Cruz de Tenerife puedan acceder a los últimos avances en esta materia.

header

2014-05-26T11:38:27+00:00mayo 26th, 2014|Noticias|