Las personas que sufren epilepsia deben controlar la placa dental a diario para luchar contra el sobre crecimiento de las encías

Determinados fármacos, utilizados en el tratamiento de la epilepsia, destinados a evitar las crisis convulsivas que produce esta patología, pueden favorecer la aparición de la llamada hipertrofia gingival, la complicación más frecuente en la salud oral de estos pacientes y que puede llegar, incluso, a cubrir los dientes. Se trata de un sobre crecimiento de las encías, que se hacen más prominentes y tienden a invadir las piezas dentales y que podría llegar a dificultar también el habla y la deglución.

Con motivo de la celebración, el miércoles 26 de marzo, del Día Internacional de la Epilepsia, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife quiere recordar a los pacientes las medidas preventivas para minimizar problemas en su salud oral, así como, a los dentistas, las medidas a tener en cuenta si se produce una crisis epiléptica en la consulta.

Para evitar la hipertrofia gingival, los dentistas recomiendan a los neurólogos la prescripción de fármacos anticomiciales (contra las convulsiones) alternativos a las fenilhidantoínas siempre y cuando sea posible. De esta forma, se evitará un continuo recorte de las encías a los pacientes. No obstante, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recomienda a las personas con esta patología que realicen controles minucioso y diarios de la placa, mediante las habituales medidas de higiene (cepillado diario tras la ingestión de alimentos, uso de hilo dental, etc.), y que acudan, de forma periódica, a su dentista, para que, mediante estas dos acciones, se minimice el problema y se aminore el excesivo crecimiento de la encía.

Protocolo de actuación

Por otra parte, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recuerda a los profesionales de este ámbito el protocolo de actuación ante una crisis epiléptica en la consulta. El dentista deberá retirar instrumentos y materiales dentales con los que el paciente pudiera sufrir daños, además de colocarlo, si es posible, en el suelo y de costado, para favorecer la eliminación de la saliva.

El dentista no debe interferir en sus movimientos, pero sí es necesario intentar evitar que se golpee la cabeza o extremidades mediante la colocación de almohadones y mantener la vía aérea permeable. Si la crisis supera los cinco minutos, puede administrarse oxígeno con mascarilla, mientras que, en el caso de superar más de quince minutos o si se repite una tras otra, el profesional deberá llamar a un Servicio de Urgencia. Una vez superada la crisis, el dentista permitirá al paciente que descanse y evaluaré el grado de vigilia y orientación.

Sesenta y cinco millones de personas padecen epilepsia en el mundo, una patología que ha sido estigmatizada durante mucho tiempo y por lo que, precisamente, la comunidad científica decidió establecer este día internacional.

puple-day-200x200

2014-03-24T11:21:12+00:00marzo 24th, 2014|Noticias|