El tratamiento dental con anestésicos locales durante el embarazo es seguro

Uno de los mitos más extendidos sobre la gestación y la salud de las madres es que, durante el embarazo, la mujer no puede realizarse tratamientos dentales y, en cambio, sí puede sufrir la pérdida de piezas u otras molestias bucodentales. En realidad, es cierto que el embarazo es uno de los periodos que, debido a los cambios experimentados en el cuerpo, la mujer debe revisar su salud bucodental y no descuidar su higiene diaria, pero no tiene por qué sufrir ninguna molestia extra por causa de la gestación. Estas falsas creencias conllevan que algunas mujeres no acudan al dentista durante el embarazo. Sin embargo, estudios científicos confirman que los tratamientos dentales durante este periodo son seguros. De hecho, la Asociación Dental Americana ha publicado, en fechas recientes, un nuevo estudio que muestra que es seguro para las embarazas recibir tratamiento dental con anestésicos locales. El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recomienda a las gestantes  acudir al profesional para que revise su salud bucodental y, en especial, durante el segundo trimestre.

En palabras del autor del estudio publicado en The Journal of the American Dental Association (JADA), Aharon Hagai “no hemos encontrado ningún riesgo asociado al tratamiento dental con anestesia durante la gestación en los nacimientos”. Los investigadores compararon los resultados de los embarazos en mujeres expuestas a tratamiento dental con anestésicos y los de un grupo de control que no lo habían seguido. El estudio mostró que la exposición a los tratamientos dentales y los anestésicos locales durante el embarazo no está asociado al incremento en el riesgo de mayores problemas médicos en los recién nacidos. Los investigadores también analizaron el índice de partos prematuros o bajo peso en los recién nacidos y no encontraron tampoco relación.

La revisión durante el embarazo de la salud bucodental y la necesidad de no interrumpir la adecuada higiene diaria tiene que ver con la mayor predisposición al desarrollo de caries, gingivitis o infección en las encías en la embarazada, unas molestias que pueden evitarse con las correctas medidas de prevención. Además, las náuseas y vómitos habituales en el primer trimestre de gestación son capaces de erosionar el esmalte dental, lo que también puede aumentar el riesgo de que se forme la caries.

Otros tratamientos seguros

Asimismo, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recuerda que el uso de amalgamas o resinas compuestas, utilizadas para tratar la caries, no supone ningún riesgo para la embarazada ni para el recién nacido. Los tratamientos no quirúrgicos aplicables en los casos de enfermedad de las encías son también seguros y efectivos.

En cuanto a las radiografías, otro de los aspectos que más dudas suscitan en las embarazadas, aunque deba evitarse su uso continuado en controles rutinarios, tampoco están contraindicadas, siempre que se adopten las precauciones necesarias, como son la protección del abdomen y el cuello de la gestante con un delantal y un collarín de plomo.

Guía editada por el Consejo General de Dentistas sobre Salud Oral y embarazo, en la que se pueden encontrar múltiples consejos saludables.

Guía editada por el Consejo General de Dentistas sobre Salud Oral y embarazo, en la que se pueden encontrar múltiples consejos saludables.

2015-08-17T12:47:43+00:00agosto 17th, 2015|Noticias|